¿Quién es Rainer María Rilke?

Rainer María Rilke

      Rainer María Rilke es un poeta y novelista austro-germánico, considerado como uno de los más importantes e influyentes poetas modernos a causa de su preciso estilo lírico, sus simbólicas imágenes y sus reflexiones espirituales.
       René Karl Wilhelm Johann Josef Maria Rilke (en alemán: ˈʁaɪnɐ maˈʁiːa ˈʁɪlkə) nació en Praga, la capital de Bohemia, entonces parte del imperio Austro-Húngaro, el 4 de diciembre de 1875. Era hijo de Josef Rilke (1838-1906), quien se convirtiría en funcionario ferroviario después de una fracasada carrera militar, y Sophie (“Phia”) Entz (1851–1931), proveniente de de una familia acomodada de Praga, los Entz-Kinzelbergers. La relación entre Phia y su único hijo estaba teñida por su luto por un niño anterior, una hija que había muerto después de solo una semana de vida. Durante los primeros años de Rilke, Phia actuó como si intentara recuperar a la niña perdida a través del niño, vistiéndolo con ropa de niña. El matrimonio de sus padres fracasó en 1884.
       Después de una infancia solitaria y llena de conflictos emocionales, Rilke estudió en las universidades de Praga, Munich y Berlín. Sus primeras obras publicadas fueron poemas de amor, titulados Vida y canciones (1894).
       En 1897, en Munich, Rainer Maria Rilke conoció y se enamoró de la mujer de letras Lou Andreas-Salomé, la hija de un general ruso, y dos años después viajaba con ella a su país natal. Inspirado tanto por las dimensiones y la belleza del paisaje como por la profundidad espiritual de la gente con que se encontró, Rilke se formó la creencia de que Dios está presente en todas las cosas. Estos sentimientos encontraron expresión poética en Historias del buen Dios (1900).
       Después de 1900, Rilke eliminó de su poesía el vago lirismo que, al menos en parte, le habían inspirado los simbolistas franceses, y, en su lugar, adoptó un estilo preciso y concreto, del que pueden dar ejemplo los poemas recogidos en el Libro de las imágenes (1902) y las series de versos de El libro de las horas (1905).
       En París, en 1902, Rilke conoció al escultor Auguste Rodin y fue su secretario de 1905 a 1906. Rodin enseñó al poeta a contemplar la obra de arte como una actividad religiosa y a hacer sus versos tan consistentes y completos como esculturas. Vivió durante unos años en París, ciudad desde la que emprendió viajes por Europa y el norte de África. Los poemas de este período aparecieron en Nuevos poemas (dos volúmenes, 1907-1908). De la misma época data la obra epistolar Cartas a un joven poeta (1903-1908). En estas cartas, el poeta, además de exponer con una claridad y belleza sin igual sus opiniones sobre la creación artística, plasmó sabiamente sus ideas sobre la vida —el amor y la soledad, la muerte y la fecundidad—, así como lo sobrenatural.
       De 1910 a 1912 residió en el castillo de Duino, cerca de Trieste (actual Italia), donde escribió los poemas que forman La vida de María (1913), a los que después pondría música el compositor alemán Paul Hindemith, y las dos primeras de las diez Elegías de Duino (1923). En su obra en prosa más importante, Los cuadernos de Malte Laurids Brigge (1910), novela comenzada en Roma en 1904, empleó corrosivas imágenes para transmitir las reacciones que la vida en París provoca en un joven escritor muy parecido a él mismo.
       Rilke residió en Munich durante casi toda la I Guerra Mundial y en 1919 se trasladó a Sierre (Suiza), donde se estableció, salvo visitas ocasionales a París y Venecia, para el resto de su vida. Allí completó las Elegías de Duino y escribió Sonetos a Orfeo (1923). Estos dos ciclos son considerados como su logro poético más importante. Las elegías presentan a la muerte como una transformación de la vida en una realidad interior que, junto con la vida, forman un todo unificado. La mayoría de los sonetos cantan la vida y la muerte como una experiencia cósmica.
       Desde 1923 en adelante, Rilke tuvo que luchar cada vez más con problemas de salud que requirieron muchas largas estadías en un sanatorio en Territet, cerca de Montreux, en el lago Lemán. Rilke fue finalmente diagnosticada con leucemia. Sufrió úlceras en la boca, dolor en el estómago y los intestinos. Murió en los brazos de su médico el 29 de diciembre de 1926.
       La obra de Rilke, con su hermetismo y soledad, llegó a un profundo existencialismo e influyó en los escritores de los años cincuenta tanto de Europa como de América. En lengua española, Rilke tuvo excelentes traductores-admiradores, como Francisco Ayala, Pablo Neruda, Gonzalo Torrente Ballester o José María Valverde.


Tomado de la solapa de Antología poética.

ÍNDICE:
Las elegías de Duino (1913)
Sonetos a Orfeo (1923)
Brevísima Antología Poética
Cartas a un joven poeta (1929)




Literatura .us
Mapa de la biblioteca | Aviso Legal | Quiénes Somos | Contactar